El Papa respalda a Osoro y pide llegar a los culpables por el expolio a las fundaciones

0
99

Ayer viernes, justo un día después de celebrar su 84 cumpleaños, el Papa Francisco recibió en el Vaticano al cardenal Carlos Osoro, que había solicitado audiencia para exponer en persona las conclusiones de la primera fase de la investigación que, desde el pasado junio, se está llevando a cabo en la archidiócesis madrileña por la existencia de una presunta trama que ha expoliado a fundaciones civiles ligadas a la Iglesia católica.

En este encuentro, en el que también participaron el obispo auxiliar, José Cobo, y el responsable del equipo investigador, Javier Belda, el purpurado también comunicó la decisión de pasar a la ofensiva y arrancar una segunda fase.

Con la famosa diplomacia vaticana, el Papa ha mostrado su respaldo a la investigación de Osoro con el envío de un comunicado oficial por parte de la archidiócesis de Madrid, en el que se subraya que «tanto su Santidad como la Secretaría de Estado animaron vivamente al arzobispo a continuar este camino de transparencia». Este sendero se ha concretado en «el inicio de la segunda fase del trabajo, que incluirá la exigencia de responsabilidades, un nuevo sistema de trazabilidad y monitorización en las fundaciones vinculadas con la diócesis, y una auditoría general que abarcará los últimos 20 años», lo que implica analizar también el grueso de la etapa del anterior cardenal, Antonio María Rouco-Varela. Además, «en los próximos días, el Arzobispado de Madrid publicará más detalles de la información recabada y de las medidas adoptadas».

Casos investigados
Como adelantó este medio, Osoro hace semanas que tomó la decisión de revertir las operaciones inmobiliarias que están en el epicentro de esta investigación. El primer paso se dio con la firma de un acuerdo con Manuel Villa-Cellino, presidente de la Universidad de Nebrija, para deshacer la venta de los terrenos que la Fundación Santísima Virgen y San Celedonio (FSVSC) tiene en la calle Padre Damián, junto al estadio Santiago Bernabéu, y en los que se encuentra la parroquia de San Jorge.

Además, está negociándose un acuerdo con Metrovacesa para resolver también la compra por parte de otra fundación, Fusara, de un terreno en el madrileño barrio de Valdebebas que la promotora controlada por Banco Santander vendió por encima del precio de mercado, tras haberse judicializado ya la causa de Fusara y con la inclusión de una cláusula leonina que amenaza con mandar a la quiebra a esta entidad de beneficencia.

Esta compra se enmarca dentro de lo que se denominó operación de transformación del patrimonio de Fusara, proceso que abrió la caja de los truenos con la venta de los 14 edificios residenciales que tiene la fundación en el centro de la capital a un entramado societario que llega hasta las Islas Caimán. Los vecinos afectados por esta operación acudieron a los tribunales y, hace un año, el juzgado número 51 de la capital abrió diligencias por la posible comisión de hasta cinco delitos.

Además, una tercera fundación, Molina-Padilla, también fue víctima de la venta de dos edificios que posee en el barrio de Salamanca a la sociedad Building the Next Success, que se hizo con una opción por 13 millones de euros. Esta firma terminó pasando a manos del exdirector general de Banco Santander, Enrique García Candelas, y se sacaron al mercado los dos inmuebles por 25 millones, operación que se terminó abortando antes de consumarse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here