Pacientes graves de COVID-19 casi se duplicaron en un mes

0
131

En un mes, República Dominicana casi ha duplicado la cantidad de pacientes ingresados en unidades de cuidados intensivos con afecciones graves de COVID-19.

El boletín epidemiológico que ayer domingo presentó el Ministerio de Salud Pública registra un total de 289 pacientes, equivalente a un 56 % de ocupación en las 512 UCI habilitadas a nivel público y privado para atender a pacientes con la enfermedad.

Las cifras revelan un aumento de un 90 % de pacientes más que los 152 que había hace un mes en estas unidades, sin tomar en cuenta las bajas por fallecimientos o recuperados.

Los indicadores nacionales de salud también muestran una mayor agresividad de la enfermedad, que se evidencia en una mayor proporción de pacientes graves por cantidad de hospitalizados.

Al 15 de abril, la cantidad de pacientes en UCI era el 29 % de los 523 que habían hospitalizados en ese momento. Ayer, ese porcentaje era el 38.4 % de los 751 pacientes ingresados, según el reporte de Salud Pública. El aumento de los pacientes empiezan a copar la disponibilidad de UCI para los pacientes COVID-19.

El Servicio Nacional de Salud reportó que la red pública tenia ocupadas el 67% de las 233 camas UCI con las que cuenta para pacientes COVID-19. Con un corte al medio día de ayer, la entidad indicó que cuatro de los seis hospitales como camas de cuidados intensivos del Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo no contaban con disponibilidad.

Estos centros incluyen al Moscoso Puello, el Félix Maria Goico, el Rodolfo de la Cruz Lora y el Marcelino Vélez, el único de estos cuatro hospitales que está completamente habilitado para pacientes con coronavirus. Mientras que Cecanot y la ciudad Sanitaria tienen el 72% de sus UCI ocupadas. En Santiago, el hospital Presidente Estrella Ureña tiene el 93% de sus camas de cuidados intensivos ocupadas, el José Maria Cabral y Báez el 67% y el Arturo Grullon cuenta con toda su disponibilidad.

Variantes COVID

En declaraciones del pasado viernes, el ministro de Salud Pública, Daniel Rivera, informó que en el país han sido detectadas dos variantes del coronavirus SARS-CoV-2 que produce el COVID-19: la brasileña P1 y la británica, aunque todavía esperan resultados de más muestras que enviaron a laboratorios internacionales para investigación.

Ambas variantes, también han sido detectadas en Haití, donde las autoridades de salud advirtieron un aumento de casos positivos, de muertes y de la estancia hospitalaria de los enfermos. Haití registra un acumulado de 13,393 casos positivos desde que inició la pandemia, de los 40 corresponden a las últimas 24 horas, según reporte de la OMS. El total de fallecidos es de 271 personas.

República Dominicana acumula a la fecha 277,188 casos, 916 durante el día de ayer, resultantes de un total de 4,999 muestras procesadas. La positividad del día es de 18.32 %, un indicador más que muestra la tendencia al alza de la pandemia. En un mes, el país aumentó uno dos puntos porcentuales en la positividad acumulada de cuatro semanas que las autoridades sanitarias toman como referente, al pasar de 10.09 %, con tendencia a la baja al 15 de abril, a 12.18 % y tendencia al alza, para este 15 de mayo.

Ante el incremento de pacientes graves de COVID-19, el Gabinete de Salud que coordina la vicepresidenta Raquel Peña, contempla incrementar la cantidad de unidades de atención a la enfermedad, informó la funcionaria el sábado.

Mensaje erróneo

Sin embargo, el presidente del Colegio Médico Dominicano (CMD), Waldo Ariel Suero, entiende que, ante la situación actual, el Gobierno debe dejar de enviar el erróneo mensaje de que “todo está bien”.

“El mensaje que se manda es que todo está bien y es un error, veo que la gente anda en las calles sin mascarilla y el Gobierno lo que manda es a la reapertura, como la reapertura de las escuelas que es un grave error, una locura ante una situación tan preocupante como la que estamos”.

Suero refiere que la ocupación de las unidades de COVID-19 de algunos centros privados están por encima del 80 % y 90 %. Cree que desde el Gobierno se ha flexibilizado mucho el discurso cuando debería estar evaluando la situación y replantearse las medidas de distanciamiento y uso de mascarillas.

Para el exministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cárdenas, el aumento de casos que experimenta el país “exige arreciar las medidas de vigilancia y control por territorio”.

“ No hay dudas que se necesitan más medidas epidemilógicas y control del llamado Retro. Más y mayor comunicación”, dijo.

La semana pasada, el Ministerio de Educación anunció la reapertura semipresencial de la docencia preuniversitaria, tanto pública como privada. En voz del ministro de Salud Pública, Daniel Rivera, las condiciones para la docencia presencial son ideales, porque –dijo– los niños no son vectores de contagio y porque ya los profesores están vacunados, además de que pueden vacunar a los padres también.

El ministro apuesta a la ejecución del Plan Nacional de Vacunación (VacúnateRD) que, desde que inició a mediados de febrero, alcanza a más de 820,525 personas con esquema completo de dos dosis del biológico contra el COVID-19. Los que tienen al menos una dosis suman 2, 284,580, según el último reporte de Salud Pública.

Con sus declaraciones del pasado jueves, el ministro Rivera hizo coincidir parte de su discurso con el de sectores empresariales y de colegios privados que demandaban la apertura de las escuelas, usando en ocasiones las plazas comerciales como salas de tareas, con el objetivo de enfatizar su reclamo.

Población de riesgo

Entre tanto, los casos de embarazadas contagiadas con COVID-19 en el país han aumentado considerablemente en tan solo un mes. El Ministerio de Salud Pública reportó que hasta el 15 de abril 360 mujeres encinta habían dado positivo al coronavirus, mientras que para la misma fecha de mayo la cifra se ubicó en 957, es decir que entre ambos períodos 597 futuras madres se contagiaron.

Hasta el momento, las autoridades sanitarias no recomiendan vacunar a embarazadas, debido a los pocos datos que existen para evaluar la seguridad de las vacunas contra el coronavirus durante el embarazo, pero tampoco hay evidencia de que sean dañinas ni razones específicas para afirmar que habrá riesgos que superarían los beneficios de la inoculación a mujeres en estado de gestación.

Otro grupo poblacional en el cual han aumentado los casos de COVID-19, es en los menores de 20 años, que pasaron de 28,507 el 15 de abril a 30,604 en 15 de mayo. En este período 2,097 jóvenes se contagiaron.

Los contagios de los jóvenes son una de las mayores preocupaciones de las autoridades de salud, que en varias ocasiones han reiterado que esta población es la que más propagan el virus.

Entre tanto y a pesar de que fueron el primer grupo en ser vacunado, alrededor de 226 trabajadores de la salud se han contagiado en el último mes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here