El TSE

0
144

El Tribunal Superior Electoral se ha convertido en noticia por asuntos ajenos a su función, al peso de la institución y a lo que representa.

Tras unos meses en que desempeñó con mesura y equilibrio sus funciones, el Tribunal se ha visto empujado a una serie de despropósitos que han hecho un daño innecesario a la institución y que deberán ser convenientemente aclarados.

El hecho de que militares recibieran órdenes de no dejar entrar al edificio al director de recursos humanos da idea de hasta dónde llegaron las fricciones entre el presidente y los demás miembros.

Gastos injustificados, abusos de autoridad, medidas contra los reglamentos… el personal de la institución describe un ambiente de incertidumbre y sobresaltos que no se casa con la entidad y sus funciones.

El presidente Abinader, al convocar al Consejo General de la Magistratura que deberá renovar los miembros de esta Corte, ha abortado a tiempo un conflicto que podría convertirse en un problema delicado para el funcionamiento del sistema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here