Nicolas Cage no quiere que lo llamen actor porque no es un «mentiroso»

0
270

El famoso y excéntrico Nicolas Cage no quiere que lo llamen ‘actor’, sino un ‘intérprete’.

El ganador del Oscar conocido por sus actuaciones en películas como «Leaving Las Vegas» y «Face / Off» señaló durante una conversación en el podcast del Variety’s Awards Circuit que no le gusta que lo llamen «actor».

«Para mí, siempre implica, ‘Oh, es un gran actor, por lo tanto, es un gran mentiroso», dijo Cage, según recoge CNN en Español.

«Intérprete significa que estás entrando en tu corazón, o estás entrando en tu imaginación, o tus recuerdos o tus sueños, y estás trayendo algo de regreso para comunicarte con el audiencia», argumentó sobre cómo prefiere ser catalogado.

Esta no es la primera declaración que da de qué hablar. También dijo que fue marginado en Hollywood.

«Después de un par de fracasos en mi carrera, sabía que había sido marginado en la industria y que determinadas productoras y directores no me iban a llamar. Siempre supe que haría falta un joven cineasta que recordara algunas películas que había hecho y pensara que podría ser adecuado para su guión y redescubrirme. Esto no estaría sucediendo -en referencia a su resurgimiento- si no tuviera la mente abierta para decir: ‘Ven conmigo», aseguró al referido podcast.

¿Y de las redes sociales? Esto ha dicho sobre ellas: «Odio las redes sociales. Soy de otra época. No tengo Twitter, Facebook o Instagram. Quiero mantener el aura misteriosa que pueda tener y no quiero ser parte de ese club. Creo que me está funcionando. ¿Me imaginas después de dos botellas de vino con una cuenta de Twitter? Todo es un tweet ahora. Es decepcionante, especialmente para alguien como yo. Quiero conocer gente, quiero tener una conversación. ¡No me interesa!”.

Se recuerda que Cage, cuyo nombre de nacimiento es Nicolas Kim Coppola, cambió su apellido para no sentir «la presión» de su estirpe, pues es sobrino del famoso director Francis Ford Coppola (El Padrino I y II).

Actualmente protagoniza la película «Pig» y se refiere al director de la película, Michael Sarnoski, como «Arcángel Miguel».

Su declive no fue por mal intérprete (ya que así le gusta ser llamado), sino por problemas con el fisco que lo hizo vender muchas propiedades, pues llegó a deber más de 6.3 millones de dólares en impuestos.

Ahora ha vuelto a estar en el mapa, ¿con qué nos sorprenderá en 2022?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here