Eddie Redmayne, el ángel de la muerte en Netflix: “Interpretar a Charlie Cullen es el sueño de un actor”

0
133

Eddie Redmayne estudió Historia del Arte en el prestigioso Trinity College de Edimburgo, una ciudad con larga tradición teatral. Enseguida salió a flote su pasión por el teatro, siendo primero un hobby y luego, una pasión, que le llevó a debutar en los escenarios a los 20 años en «Twelfth Night», de William Shakespeare, nada menos. Apenas dos años después, en 2004, obtuvo el premio Evening Estándar por su actuación en «The goat, or who is Silvia?», de Edwuard Albee.

Su actualidad cinematográfica luce saludable tras interpretar «El ángel de la muerte» («The Good Nurse»), filme de Netflix en el que el británico interpreta a Charles Cullen, un enfermo que asesinó a decenas de personas en Estados Unidos.

La carrera de este actor nació en el teatro y de ahí pasó a la televisión con distintas series, siendo su éxito más reconocido en este medio la serie «Los pilares de la tierra», basada en el famoso libro del mismo título de Ken Follet. De ahí ya dio el salto al cine, con pequeños papeles en algunas películas, «Elizabeth: The Golden Age» (por la que Cate Blanchet fue nominada al Globo de Oro a mejor actriz dramática) y «My week with Marilyn» (nominada al Globo de Oro a mejor película de comedia o musical en 2012).

Tras su participación en «Les miserables» dio un paso de gigante en el sétimo al protagonizar «The theory of everything», por la que ganó el Globo de Oro a mejor actuación dramática, con su papel del astrofísico Stephen Hawking, en el año 2015; premio al que también fue nominado al año siguiente por interpretación en «The Danish Girl» (2016), con la que estuvo nominado al Globo de Oro a mejor actuación dramática.

A estas han seguido «Fantastic Beasts and Where to Find Them» (2016), «Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald» (2018), «Fantastic Beasts: The Secrets of Dumbledore» (2022) y la ganadora del Globo de Oro al mejor guion, «The Trial of the Chicago 7» (2020), entre algunas otras.

Mientras ha vuelto a hacer teatro en Londres, con el musical Cabaret, que estará en cartel hasta enero de 2023, rodó «The Good Nurse» para Netflix y de esta historia, que se ha posicionado entre lo más visto de la plataforma este final de año, hablamos con el actor a través de Zoom.

RP: En su papel de la película «The good nurse», su personaje es malvado, ¿cómo desarrolla esta diferencia con respecto al personaje de Jessica Chastain que interpreta a una buena persona? ¿Cómo desarrolló esta maldad?

ER: Lo que pasa con esta película es que está basada en un libro llamado La buena enfermera, cuyo último tercio es la historia que cuenta nuestra película. Pero los otros dos tercios son como una biografía realmente específica e intrincada de la vida de este tipo. Un papel así es el sueño de un actor. En el texto había informes psiquiátricos y observaciones realmente específicas y hemos tenido todo este material, también muchas imágenes del interrogatorio, grabaciones de llamadas telefónicas, y nunca he interpretado a un personaje en el que tuviera tanto material de origen; él tenía un físico muy específico, así que me preparé trabajando en los aspectos vocales y en el elemento físico y, para eso, me apoyé en ese material original.

RP. ¿Por qué cree que seguimos teniendo, como público, esta fascinación por personajes como Charlie Cullen y su historia?

ER: Pienso que, como seres humanos, nos interesan los extremos del comportamiento humano. Encuentro que puede ser problemático si se trata de fetichizar o glorificar estos actos horribles. Y la razón por la que quería hacer esta película es, no sólo que Charlie está haciendo cosas horribles, también hay un sistema que le está permitiendo hacerlas. Y la película destaca eso, y me parece extraordinario. Hubo mucha gente que permitió que esto siguiera durante nueve años. ¿Cómo fue eso posible? Y creo que el interés de Tobías Lindholm estaba en Amy Lauren, el personaje de Jessica Chastain, la heroína que fue capaz de recordar o de ser una persona en el engranaje de una máquina y es la máquina la que está estructuralmente rota. Ese individuo tenía poder y, además, le permitió salirse con la suya.

RP: Le puedo decir, como alguien que ha trabajado en la sanidad, que en la película es muy preciso todo lo que está pasando ¿Cómo creó esa realidad? ¿Cuál fue su formación para aprender a hacer cosas como poner una inyección? Además de tener un vocabulario muy específico.

ER: En primer lugar, eso significa mucho para alguien que sabe mucho del tema. Nos enviaron a la escuela de enfermería, a Jessica y a mí, durante unas semanas y Tobias Lindholm, nuestro director, fue muy exigente con ser lo más realista posible y siente la responsabilidad de contar las cosas como verdad en todas sus otras películas: A Hijacking, A War. Siempre ha intentado apoyarse en la precisión de las cosas. Y lo que hizo en esta película es que construyeron una sala de hospital y la llenó de profesionales médicos. Así que muchos de los artistas de fondo eran médicos y enfermeras reales. Y teníamos a Joe, que fue nuestro profesor, Jessica y yo habíamos sido enseñados por él y estaba en el set todos los días. Y si alguna vez hubiera algo del texto que quisiéramos añadir o preguntar: ¿cómo entraría en esta habitación? ¿Cómo podría trasladar a esta persona? Él estaba allí para darnos ideas y, como dices, el vocabulario real para que pudiéramos improvisar libremente. Pero también sentimos la presión de ser observados por un montón de profesionales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here