¿Cabello cobrizo? Te decimos cómo cuidar tu melena

0
294

Sí, el cobrizo sigue en tendencia este año. Estamos convencidas de que la razón principal por la que continúa triunfando como uno de los colores más buscados es que nos favorece a casi todas: solo hay que saber elegir entre todas sus variantes. A las de tez clara les sienta muy bien la tonalidad ginger, mientras que a las de piel más oscura, les van perfecto los tonos más naturales como el bermejo.

Si eres de las que te apuntaste a la tendencia del cobrizo, sigue leyendo y entérate de lo que debes hacer (y lo que no) para mantener tu melena on point.

1. Desenreda con un peine/cepillo de cerdas anchas
El cabello decolorado es más fino, quebradizo y se enreda con mayor facilidad. Por eso, hay que decirles adiós a los peines y cepillos de cerdas pequeñas y en su lugar optar por utensilios de peinado con cerdas flexibles. Una buena recomendación es cepillar tu cabello varias veces al día, en especial antes de dormir, para evitar enredos.

2. Utiliza mascarillas de color
El cobrizo es un tono fantasía, lo que quiere decir que se desgasta más rápido que un color tradicional. Para mantener el color vivo y el cabello con brillo, debes utilizar mascarillas de color por lo menos cada 15 días. Es importante que tengas presente que estos tratamientos no evitan que tengas que retocarte el tinte, aunque sí pueden prolongar el tiempo (dependiendo de qué tan claras sean tus raíces).

3. Cambia ciertas prácticas
El agua templada y estrujar el cabello con champú favorecen a que las moléculas de tinte cobrizo se desprendan, causando que el color se pierda más rápido. Si quieres que dure más tiempo, debes lavar siempre con agua fría y utilizar champús que tengan un pH neutro, sin sulfatos.

4. Hidrata antes de que el cabello te lo pida
Así como es necesario beber agua antes de tener sed, hay que hidratar el cabello antes de que lo notes seco. Y es que todo cabello teñido, y sobre todo decolorado, tiende a resecarse y perder brillo. ¿Qué puedes hacer? Una vez por semana, antes de lavarte como de costumbre, aplica un prepoo a base de aceites y mascarillas con proteínas. Puedes ponerte un gorro plástico para que el propio calor de la cabeza ayude a que haga más efecto o aplicar calor con un blower.

5. No abuses de las herramientas de calor
La sobreexposición al calor no es buena para ninguna melena, pero es especialmente dañina para los cabellos teñidos, porque los deshidrata aún más. Si no puedes vivir sin las planchas y tenazas, los expertos recomiendan hacer del protector térmico tu mejor amigo. Recuerda que debe ser aplicado en todo el pelo, sobre todo en las puntas, para evitar las fastidiosas horquillas.

6. Cuídalo del cloro
El cloro es uno de los grandes enemigos del cabello teñido y, sobre todo, decolorado. Además de que puede alterar el color, hace que la cutícula del pelo se abra, haciendo que el cabello pierda brillo e hidratación. Lo ideal es evitar la sobreexposición al cloro, llevando peinados que eviten que el pelo se moje por completo mientras estás en la piscina.

En caso de que los chapuzones no sean negociables para ti o practiques natación, por ejemplo, la sugerencia de los profesionales es aclarar el pelo con agua dulce cada vez que salgas de la piscina para eliminar residuos y utilizar productos que te ayuden a contrarrestar los daños.

7. Usa productos profesionales
Sin echar al menos los productos para el cabello que encontramos en los supermercados, lo mejor si te apuntaste al cobrizo es usar marcas de cuidado capilar profesionales. Recuerda que lo que les funciona a otros no necesariamente te funcionará a ti. Para que la inversión valga la pena, busca asesoría de un experto en el área, quien te recomendará productos de acuerdo a las necesidades de tu pelo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here